martes, 1 de septiembre de 2009

Se acabó

Pero ántes os voy a contar lo hecho éstos días y ya al final os cuento.

Hampi
Es una pequeña ciudad rodeada por montañas y adornada con rocas de todos los tamaños, algunas de ellas parecen que algún gigante las ha dejado en equilibrio en sitios impensables, por lo que el paisaje es una gozada. El primer día y el segundo los dedicamos a recorrer los templos. En el primero nos dedicamos a todos los templos en los que no había que pagar y para el atardecer subimos a lo alto de uno de ellos, que estaba plagado de monos y nos sentamos junto a los monjes del templo, que estaban rezando al ritmo de la música, quienes nos dieron unos intrumentos para acompañarles. Éste templo está en lo alto de una colina, lo que nos permitió, después de andar un poco ver un atardecer rodeados de las inmensas rocas y viendo cómo el sol se ponía por detrás de una de las montañas de alrededor. Un buen atardecer que nos contentó a todos y fue el toque final a un día intenso. Los templos son del siglo XVI y se conservan una buena cantidad de ellos, aunque en las habitaciones cerradas y a oscuras no es muy recomendable entrar, ya que el olor a lo que suponemos serían los excrementos de los murciélagos es bastante desagradable.
El segundo día fuimos a los templos de pago, y el día fue un poco más caótico ya que los conductores de los rickshaw nos la quisieron jugar un poco y que nos cobraban una salvajada por querer cruzar el río para ir al templo del mono, que para llegar a él, además de crucar el río tienes que subir 600 escalones, pero nos tuvimos que quedar con las ganas. Después de comer a una hora poco habitual en India y bastante en España en ésta época, nos dimos un paseo por la ciudad, que creo que ya lo comenté, toda India está en una de sus fiestas más importantes, el Ganesh Chaturthi, que es la celebración del cumpleaños de Ganesh. Así que nos encontramos con la fiesta, que consiste en llevar una escultura de Ganesh hasta el río, acompañado de tambores, petardos y polvos de color rojo. Bastante divertido, ya que es similar a una timbalada.
Al dejar Hampi nos separamos, Nacho y Carola se quedaron un poco más, ya que cogieron un avión para ir a Mumbai, y Yago, Josu y yo nos fuimos en tren. El viaje empezó a las 8:30 con un rickshaw que nos llevó a Hospi, de allí cuatro horas en un autobús hasta Hulbi, que gracias a que llegamos con tiempo no lo perdimos, porque salió una media hora ántes. En hulbi comimos y nos metimos en el tren, 15 horitas de viaje, sin grandes cosas que contar.

Mumbai
Llegamos a Mumbai a las 5:30 de la mañana, ¡15 minutos ántes! para que luego digan que no son puntuales. La salida de la estación fue un poco caótica, y tras andar un poco, cogimos lo que sería el cercanías hasta Churchgate, al sur de Mumbai. Cerca de las 8:30 encontramos un albergue en el que alojarnos, y nos quedamos descansando un poco después de habernos dado una vuelta de roconocimiento de los alrededores y desayunar algo. Por la tarde llegaron Nacho y Carola, y después de asentarnos y descansar un poco nos fuimos a dar una vuelta. Volvimos a encontrarnos con la fiesta de Ganesh, que dura 11 días creo recordar. Ésta vez, nos metieron en medio de la fiesta y unos más que otros nos pusimos a bailar al ritmo de los tambores, acabamos llenos de purpurina y de polvo rojo. Alguno terminó igual que los pelochos. Yo cuando el polvo ya no me metí en medio porque en las anteriores había temido por mi cartera, que en el bolsillo de los pantalones que uso normalmente por aquí no está muy preparado para ésos movimientos.
Al día siguiente nos fuimos a ver el acuario y la playa, y después cogimos un autobús sin saber a dónde iba y decidimos bajarnos en el primer sitio que nos gustase. Ése sitio resultó ser la CST, la estación de trenes dónde Jamal espera todos los días a Latika en Slumdog Millionaire. Y ahí nos ofrecieron llevarnos a los slums de la película y hacernos una ruta por Mumbai, que finalmente no hicimos. Así que seguimos recorriendo aquella zona, y de allí andando al hotel, una paradita para coger fuerzas y nos fuimos a dar un último paseo, en el que encontré un sitio donde vende un humus bastante rico. Durante el paseo, nos paró un tío que estaba buscando extras para una película de Bollywood, éstos tenían el vuelo por la noche, así que quedé con él a las 6:30 de la mañana del día siguiente. Y a las once de la noche, y al igual que en el reencuentro, nos abrazamos justo delante del taxi que les llevaba al aeropuerto y nos despedimos. Ha sido un placer recorrer India con vosotros.

Bollywood
El tío que nos dijo lo de hacer de extras nos dijo: "Extra para película de Bollywood, de 6:30 a 6, 500 rupias, ambientada en la llegada de los ingleses.
Allí que fuí, decidido a pasármelo en grande. Al subirme en el coche había un inglés y cuatro franceses, además del conductor y el tío encargado de nosotros. El primer punto negativo fue que el rodaje no era en Bollywood, sino en un estudio a más de 150km de Mumbai, lo que supone unas dos horas y media de viaje en coche y no ver Bollywood.
Poco más tarde de las 9:30 llegamos al estudio después de haber parado a desayunar algo y llega también la segunda mentirijilla, no era una peli sino una serie, eso sí, de bastante éxito en India. Nos meten en una habitación con aire junto con un par de actores, uno de ellos bastante famoso en India y con el que estuvimos la mayor parte del tiempo y nos ayudó a amenizar aquello. Según llegamos, nos dan los uniformes del ejército inglés (lo siento Nico) y empiezan a prepararnos. Y allí volvió el terce punto negativo, bastante importante por cierto, y es que hasta algo más tarde de las cuatro estuvimos sin hacer nada, por lo que aquello de estar a las 6 de vuelta en Mumbai estaba más que descartado. Después empezamos a rodar, toma para arriba, toma para abajo, sudando barbaridades con las chaquetas de algodón, espada en el cinturón y escopeta de la época al hombro. El tiempo de rodaje estuvo entretenido, pero a las 9 de la noche seguíamos allí y no había señales de que fuésemos a irnos pronto, así que nos pusimos serios y hablamos con el tío encargado de nosotros. Finalmete acordamos que a las once nos íbamos, ni un minuto más y nos daban el doble de lo que nos habían dicho. En teoría estábamos grabando la última escena, y acabamos a las 11:30. Al acabar, volvimos a nuestra habitación y empezamos a cambiarnos y cuando ya estábamos casi todos cambiados, nos dicen que hay que grabar otra nueva. Cada cosa aquí supone hacerlo 3 veces con parones de más de media hora entre una y otra, así que sintíendolo mucho nos marchamos, no sin algunos problemillas, pero ya se lo dijimos a todos, que nos habían dicho que a las 6 estábamos de vuelta, que nos habían tenido 7 horas sentados en una habitación y que estábamos rotos. Así que a las 3:30 de la madrugada llegué a mi habitación.
La próxima vez que me ofrezcan lo de extra en Bollywood me aseguraré de alguna manera de que sea una película y la graben en Bollywood, que está a en Mumbai, a las afueras, pero en Mumbai.

Y se acabó, para alegría de muchos y tristeza de unos pocos, se acabó, ayer mi barba desapareció para convertirme en un soldado inglés con patillas de la época.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial, la aventura de la película!!! que pena que no resistieses ahora no volverán a llamarte!!!! total que son horarios para tí yo me hubiese quedado al dia siguiente a recorrer esa ciudad...
Tendremos fotos de tu experiencia??? sin barba estarás más fresquin...que pasó con la entrevista de la ONG???
no me des esos susto con ese tipo de encabezado...TQMega

SUPER DIOS (Super Saiyan Level 5) dijo...

Zagal, menuda putada lo de ayer... El viernes me preguntaron por ti Calvo y Whiskito (que ha estado aquí esta semana).
No, si al final le vas a quitar el puesto en la peli a tu primo.
La próxima vez intentaré tener el móvil cargado.
Un Abrazo Grande

un/el hermano dijo...

...y empieza la era de las patillas??

Un gran beso y mucho ánimo con la búsqueda de ocupación!
Seguro que enuentras algo donde menos los esperes.